Más

    Banco de Sangre

    En el Banco de Sangre de la Cruz Roja Dominicana se almacenan y procesan sangre y componentes sanguíneos, siguiendo estrictos controles de calidad.

    Nuestro Banco de Sangre cuenta con personas que se encargan de la recepción y la calidad del donante, luego ellos hacen la recolección, análisis, procesamiento, almacenamiento y distribución de la sangre y sus componentes.

    Tienen como tarea la realización de las pruebas del receptor, siguiendo estrictos controles de calidad. Donar sangre es un acto de Solidaridad y Responsabilidad Social.

    Así que la Cruz Roja busca educar, sensibilizar y generar un compromiso con la vida a través de esta donación. 

    Es un acto que salva Vidas, nada menos. Más beneficios de la donación de sangre: promueve un estilo de vida saludable y crea cultura ciudadana. 

    Para garantizar la seguridad y fiabilidad de la donación. Si fuese remunerada, podría darse el caso de donaciones nacidas de la necesidad económica, que influiría en la sinceridad del donante, pudiendo ocultar datos que de conocerse supondrían su exclusión. Así mismo, al ser voluntaria, evitamos las presiones sociales que el donante podría sufrir.

    No. Es conveniente no tener el estómago vacío, aunque se deben evitar las comidas ricas en grasas.

    Es una mínima molestia. Tanto el material de extracción como el personal sanitario están especialmente preparados para causar el menor daño.

    No. Es conveniente no tener el estómago vacío, aunque se deben evitar las comidas ricas en grasas.

    Sí, siempre y cuando hayan transcurrido 1 año. En el caso de los piercings, también es necesario dejar transcurrir 1 año.

    Sí. Siempre y cuando la donante se encuentre bien

    En las siguientes 24 horas de una donación de sangre debe evitarse, dado que puede ocasionar mareos.

    Aféresis es el proceso por el cual las plaquetas y otros componentes específicos de la sangre (glóbulos rojos o plasma) se recogen de un donante. La palabra aféresis proviene de la palabra griega aphaeresis, que significa retirar. Este proceso se lleva a cabo con una máquina llamada separador de células. Se saca sangre del donante y el separador de células recoge las plaquetas u otros componentes de la sangre, mientras que el resto de los componentes se devuelven al donante durante la donación. Cada donación por aféresis dura una hora y media o dos horas.

    Se protege tanto la salud del donante, (evitando la donación cuando pueda perjudicarles) como la del enfermo, evitando la donación en aquellos casos en los que pueda existir una mínima duda en cuanto a la seguridad de la sangre.

    Se puede donar sangre con un intervalo mínimo de 3 meses. Los hombres pueden donar cada 3 meses, hasta 4 veces en un año y las mujeres cada 4 meses, hasta 3 veces en un año. Esta diferencia no es discriminación, sino para compensar las pérdidas que tienen las mujeres por la regla.

    Depende del medicamento y la razón por la que se esté tomando. Por ejemplo, el consumo de Aspirina y antiinflamatorios permite la donación; en el caso de los antibióticos se debe esperar 15 días desde la terminación del tratamiento (de haber ingerido la última dosis del medicamento).

    Sí, en el caso de la Hepatitis A. Nunca en el de la hepatitis B ni en la C.

    En el caso del tabaco, antes de la donación no influye. Después de ésta, se recomienda esperar al menos dos horas para evitar mareos. El consumo de alcohol antes de la donación sí puede contraindicar la misma, dependiendo de cuándo y cuánto se haya consumido. Después de donar, hay que esperar dos horas antes de ingerir bebidas alcohólicas.

    Se puede donar desde que se alcanza la mayoría de edad legal -18-, dado que la donación es un acto responsable y voluntario. A partir de los 65 años, una persona puede donar si es donante habitual y si el médico – en el momento en que va a hacer la donación- lo considera adecuado.

    Las donaciones de sangre son analizadas para determinar: Grupos sanguíneos ABO y Rh. Anticuerpos de glóbulos rojos inesperados que son el resultado de una transfusión anterior, un embarazo u otros factores. Antígeno de superficie de la hepatitis B, indicando una infección actual (hepatitis) o estado de portador del virus de la hepatitis B. Anticuerpo del antígeno nuclear de la hepatitis B, indicador de una infección presente o pasada de hepatitis B. Anticuerpo del virus de la hepatitis C, indicando una infección presente o pasada del virus de hepatitis C (la causa más común de la hepatitis no A, no B). Anticuerpo del virus linfotrópico T humano I/II, indicador de una infección de un virus que puede causar leucemia de células T en adultos o una enfermedad neurológica. Anticuerpo del VIH 1/2, indicador de una infección con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Análisis de ácidos nucleicos (NAT) para la hepatitis C (VHC), hepatitis B (VHB) y el VIH. Pruebas para detectar anticuerpos de sífilis. NAT para el virus del Nilo Occidental (VNO). Prueba de inmunoensayo vinculado a encimas (ELISA/IEE) para Trypanosoma cruzi (mal de Chagas). Además todas las donaciones de plaquetas por aféresis son analizadas para detectar contaminación bacterial.